Tuesday, May 22, 2018

22 May 2018 - St Rita of Cascia - Tuesday of the 7th week in ordinary time - psalm 55


      Our psalmist today declares: Throw your cares to the Lord, and he will support you.  I don’t see this as a call to passivity, but rather a call to lift up our burdens to the Lord in our prayers, in allow him to help us with our burdens and to feel that we are not alone.  As James says in our first reading, we are called to submit ourselves to God, to submit our will to his.  
     Many of the faithful turn to St Rita of Cascia with their seemingly impossible causes.  Rita was born in the 14th century to a peasant family, its only child.  B. She longed to be a nun, but instead followed her parents wishes for her to marry.   After a violent, abusive relationship with her husband, after the murder of her husband through a feud with another family, and the death of her two sons by dysentery, she was finally accepted into the Augustinian convent as a religious sister.   Rita was well known for being obedient.  She was made a saint in the year 1900. At her canonization, Pope Leo 13th named her Patroness of Impossible Causes, while in many Catholic countries, Rita came to be known to be as the patroness of abused wives and heartbroken women.

27 de mayo de 2018 – La solemnidad de la Santísima Trinidad – Mateo 28,16-20

      Hoy, el domingo después de Pentecostés,  siempre celebramos la solemnidad de la Santísima Trinidad.  Antes de enviar sus discípulos al mundo para ser misioneros del Evangelio, Jesucristo explicó en el Evangelio de San Mateo: “Vayan, y hagan que todos los pueblos sean mis discípulos, bautizándolos en el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo.”  Es un mandato claro y directo para los primeros discípulos de Cristo y es un mandato muy claro para nosotros también.   El Padre nos dio su Hijo para nuestra salvación.  Y el Padre y el Hijo nos dan el Espíritu Santo como la presencia de Dios con nosotros en la tierra.  La Santísima Trinidad no es algo nebuloso -  vive en nosotros como una realidad concreta.  San Gregorio de Nisa escribió mucho sobre la Trinidad en el siglo cuatro cuando la iglesia tenía un discurso amplio sobre este tema.  San Gregorio explicó que “el santo Bautismo se nos imparte la gracia de la inmortalidad por la fe en el Padre y en el Hijo y en el Espíritu Santo.”  Conocemos mucho sobre Dios & sobre la Santísima Trinidad, pero, en su realidad, la Trinidad es un misterio de nuestra fe.  Este misterio de la Trinidad es el punto de partida de toda la verdad cristiana que tenemos.  Es la base de donde procede la vida divina en nuestro mundo con nosotros.  En verdad, podemos declarar sin duda que somos hijos del Padre. Podemos decir que somos hermanos y seguidores y discípulos de su Hijo. Podemos declarar que somos peregrinos caminando continuamente en la luz de la fe con el Espíritu Santo en cada momento de nuestro camino.
      Podemos proclamar al mundo que estamos aquí para hacer cuatro cosas como discípulos de Cristo:
(1) Amar a Dios
(2) Amar al prójimo.
(3) Vivir como discípulos.
(4) Hacer discípulos.
No es algo complicado.  No es algo muy difícil.  Es algo un niño puede comprender.
      Podemos decir con sinceridad y humildad que siempre tenemos mucho para aprender sobre Dios y sobre nuestra fe.  Siempre hay aspectos de Dios y la vida nueva que tenemos en Cristo que no entendemos, no importa el nivel de formación y experiencias que tenemos.  Hay muchas maneras para conocer y experimentar el Dios en la realidad de la Santísima Trinidad.  Dios nos revela su naturaleza divina a través de los profetas y de la Sagrada Escritura, a través de nuestra relación con nuestros hermanos y hermanas en Cristo, y por medio de la comida que compartimos juntos alrededor de la mesa del Señor.  Pero, San Agustín, uno de los teólogos en nuestra Iglesia, dijo esto: Dios no es lo que usted entiende. Dios no es lo que usted piensa que entienda. Si usted piensa que entiende a Dios, entonces usted sabe que ha fracasado. Sin embargo, en nuestra fe, buscamos la comprensión y en la forma en que crecemos en nuestra comprensión, crecemos en nuestra fe también. La fe y la comprensión son dos aspectos de nuestro viaje como cree que un complemento de la otra. Pero, a veces parece que se habla en los círculos o se habla en paradojas acerca de nuestra fe.  El Credo de Atanasio, escrito en la Iglesia Primitiva en el año 500, dice lo siguiente: Las tres personas de la Trinidad, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo, no son tres eternos, sino un solo eterno, no tres todopoderosos, pero uno todopoderoso, no tres dioses, sino un solo Dios.  Es fácil de decir, pero no es tan fácil de comprender.
        La Trinidad es una doctrina importante en nuestra fe, por supuesto. Pero, también, tenemos una nueva vida en la Trinidad a través de nuestro bautismo y en nuestro camino como discípulos en Cristo.  Para nosotros, como creyentes, la Santísima Trinidad nos da la vida, nos da la respiración, nos da una nueva realidad.

Wednesday, May 16, 2018

20 de mayo de 2018 – Pentecostés – Hechos 2,1-11, Juan 15,26-27; 16,12-15


     Hoy, celebramos la fiesta de Pentecostés, un don para nosotros al fin de nuestra celebración de Pascua.  En Pentecostés, como en toda la temporada de pascua, celebramos la presencia de Jesucristo resucitado con nosotros.  En los domingos de Pascua, hicimos una memoria de la pasión salvadora de Cristo y de su resurrección y ascensión a los cielos.  Hoy, celebramos la llegada & la obra del Espíritu Santo - el Espíritu del Padre y del Hijo. Con la presencia del Espíritu Santo, podemos reconocer sin duda que la resurrección de Jesús es una realidad permanente en nuestra vida de fe. Por eso, podemos decir que para nosotros, cada día es la Pascua de la Resurrección, que cada día es Pentecostés.
        En el Evangelio, Cristo explicaba la llegada del Espíritu Santo. Conocía la realidad de su camino – con el destino en la cruz y la resurrección.  La comunidad de los discípulos no ha experimentado todavía el Espíritu de Dios, no ha experimentado la realidad de la resurrección.  Después de la muerte de Cristo, los discípulos tenían mucho miedo. Cuando los discípulos recibieron la presencia de Cristo resucitado, cuando recibieron su Espíritu Santo, se llenaron de paz & gozo – se llenaron con los dones del Espíritu Santo.  Si nosotros somos una comunidad que vivimos y creemos en el Espíritu de Jesús resucitado, no necesitamos tener miedo de nuestro mundo tampoco.  Si – el Espíritu está siempre con nosotros – su gozo y su paz están con nosotros.
      Cristo explicaba que el Espíritu Santo es nuestro Consolador, es el Espíritu de la verdad.  Es el Espíritu de nuestra vida nueva que recibimos en el bautismo, la confirmación, la reconciliación y la Eucaristía – el Espíritu que tenemos en los sacramentos de la Iglesia.
        En la llegada del Espíritu Santo de Pentecostés, se llenaron todos los discípulos del Espíritu Santo. El Espíritu Santo, el Espíritu de Jesús resucitado, viene como un viento muy fuerte, como un fuego radiante, que sopla donde quiere. Tenemos la efusión del Espíritu Santo cada día en nuestro camino de fe.  La Eucaristía que celebramos hoy es una acción de Cristo y del Espíritu Santo. En la Eucaristía, el Espíritu nos alimenta con la Palabra de Dios y con el cuerpo y la sangre de nuestro Señor.   El Espíritu de Dios quiere que vivimos el espíritu de esta Eucaristía cuando vamos al mundo, para hacer las obras del Padre con nuestro prójimo, para ser testigos del Espíritu con el poder de transformar el mundo.
       El Papa Francisco dice eso sobre el Espíritu Santo y nuestra celebración de Pentecostés:  “Preguntémonos hoy: ¿Estamos abiertos a las ‘sorpresas de Dios’? ¿O nos encerramos, con miedo, a la novedad del Espíritu Santo? ¿Estamos decididos a recorrer los caminos nuevos que la novedad de Dios nos presenta o nos atrincheramos en estructuras caducas, que han perdido la capacidad de respuesta? Nos hará bien hacernos estas preguntas durante toda la jornada."
      Si, creemos en el Espíritu de Dios que está con nosotros.  Si, creemos en el Espíritu de Dios que prepara las obras y las oportunidades que tenemos para avanzar el reino de Cristo aquí en la tierra. Reconocemos esta llamada para servir en nuestra parroquia, en nuestra comunidad, en nuestra país, y en nuestro mundo.  En todo que podemos hacer como individuos y como una comunidad de fe, necesitamos la ayuda del Espíritu Santo.  En nuestra celebración de Pentecostés, celebramos esta presencia de Dios con nosotros. 

Monday, May 14, 2018

Catholic blessing for high school graduation - May 2018


Graduation Blessing

Before you were formed as a human being, God knew you.
While in your Mother's womb, God named you.
At your birth, God's breath filled you with life.

Today we celebrate what you have become at this moment in time as we mark your high school graduation. And so we pray:

God of our beginnings,
We thank you for the gifts of these graduates;
their excitement, their awesome wonder and curiosity,
their open speech and encouraging words.
Their contributions have blessed us and challenged us. 
We have become a richer and more diverse community because of them.

As they step forward into the world that awaits, comfort their fears with the full knowledge of your divine presence.
Strengthen their resolve to walk in the footsteps of Jesus
as modern-day disciples in a world that needs their spirit.

Guide their feet as they move through life,
protecting them from the pitfalls of darkness
while they help to lead future generations
into the warmth and promise of your light.

May you always remember the love and support of your church family here at St Jude.  

We ask this blessing upon each of them,
In the name of the Father, the Son, and the Holy Spirit. Amen!

Thursday, May 10, 2018

Go Winnipeg Jets!





Although I am a priest in Mississippi, and consider Mississippi to be my beloved adopted home, the two cities that shaped me the most prior to my arrival in Mississippi are the cities of Chicago and Winnipeg.  Anyone who knows me knows how much I love the Chicago Cubs.  I grew up with my extended family very loyal to the Cubs.  From 1992 to 1994, I lived in Winnipeg and served there as a lay missionary.  The city of Winnipeg has a special place in my heart.  The Jets left Winnipeg in 1995.  It was a heartbreaking event for a Canadian city that is so in love with hockey, the national sport.  A new Jets team came to Winnipeg in 2011.  This year, the Jets have advanced to the Western Conference Finals of the Stanley.  In the words of my sister Heather, a very avid hockey fan: this is a very big deal.  She has adopted the Jets, too, this year.  I am so hoping they win this year, which would be the first win for a Canadian team since 1993.  Go Jets!  Go Winnipeg!

Prayers of the Faithful and Mass Introductions - the Ascension of Our Lord - May 13 2018

Penitential Rite: 
Lord Jesus - you ascended into heaven - Lord have mercy. 
Christ Jesus - you are seated at the right hand of the Father - Christ have mercy. 
Lord Jesus - you sent us the Holy Spirit to be our advocate - Lord have mercy. 

Prayers of the Faithful: 
Priest: As we celebrate these final weeks of the Easter season, we present our prayers to the Lord: 

1. For the Church:  that the people of God will live with an ardent hope for eternal life with our heavenly Father.  

2. That the authority of heaven may guide the actions of those who govern us here on earth.  

3. That the Holy Spirit may empower each of us to carry out Jesus' mission to be witnesses of his love and mercy.  

4. May we have faith in the Lord’s promise that he will always be with us. 

5. For our first responders, for the men and women serving in the military, for victims of war, terrorism, and violence.  

6. For the prayers and intercessions of our Blessed Mother, whom we celebrate in a special way in the month of May - that our prayers may be united with hers.  


7. For the prayer intension of Pope Francis for the month of May 2018, that the laity in their efforts to evangelize may fulfill their special mission by responding with creativity to the challenges that face the world today. 

Priest: Heavenly Father, as we celebrate the Ascension of your Son, we present these prayer to you through him, for he is our risen Lord forever and ever.  AMEN.  

Pope Francis' prayer intention for the month of May 2018

For May 2018, Pope Francis prays for the mission of the laity in evangelization, that the laity may fulfill their special mission by responding with creativity to the challenges that face the world today.  

In his Apostolic exhortation issued in April 2018, Guadete et Exsultate, Pope Francis states that to extent that we the faithful are able to grow in holiness, we will be able to bear greater fruit for our world.  Pope Francis quotes the Bishops of West Africa, who state: “we are being called in the spirit of the New Evangelization to be evangelized and to evangelize through the empowering of all you, the baptized, to take up your roles as salt of the earth and light of the world wherever you find yourselves”. (paragraph 34).